A la hora de elegir casino online…

Actualmente apostar está más de moda que nunca en nuestro país, y cada día crece el número de casas de apuestas tanto presenciales como en línea. Nos encontramos ante un sector que, en otros países cuenta con una gran tradición, pero en España es aún un fenómeno bastante nuevo.

El motivo es que hasta hace relativamente poco, concretamente hasta el año 2011, las apuestas en España no eran legales, o al menos no existía una regulación al efecto. Ahora que ya lo es y existe la DGOJ como organismo regulador de los juegos de azar, conozcamos un poco más sobre las licencias e impuestos.

Licencias de las casas de apuestas

licencia española para casinos online

Obtener la autorización expedida por la Dirección General de Ordenación del Juego es básico para poder operar en España.

De manera que todas las empresas de juego asentadas en nuestro país deben pasar una serie de controles, de seguridad y monetarios, para obtener el beneplácito del gobierno español.

Es cierto que mediante el uso de una VPN algunos usuarios logran acceder a portales que no cuentan con el permiso necesario para intervenir en territorio español, ya que dicho software consigue eliminar las restricciones geográficas. Pero lo que también es verdad, es que el hecho de que la plataforma cuente con el sello de juego seguro de la DGOJ es garantía de total seguridad.

En este sentido, cabe mencionar que encontraremos muchos casinos con licencia maltesa, de Curaçao, Costa Rica o Gibraltar, por tratarse de países que ofrecen a este tipo de compañías más facilidades y ciertos privilegios fiscales.

Por este motivo el tema de la licencia es tan importante; de hecho, es lo primero que debes tener en cuenta si decides registrarte en un casino online. Así que, si un casino quiere contar con usuarios que vivan en España, y tener éxito, deberá obtener luz verde desde el Ministerio de Hacienda.

Hecha la ley… hablemos de impuestos

Ya hemos indicado anteriormente que en nuestro país la ley relativa al juego online se aprobó en fecha tan reciente como 2011. Desde ese momento, al regularse las apuestas deportivas y los casinos, también entran en juego los impuestos. Cómo no.

A partir de entonces, en España se da la curiosa circunstancia de que el Estado recauda por partida doble:

  1. desde la empresa
  2. desde el jugador.

Mientras que en otros países de nuestro entorno o paga el jugador o paga la casa de apuestas, en España pagan todos. Este porcentaje no es fijo, sino que dependerá del tipo de juego: 10% en el caso de los concursos y 25% en las apuestas deportivas cruzadas.

Es importante entender que el Estado cobra los impuestos directa y exclusivamente de los beneficios de las apuestas, y no sobre las ganancias finales de la empresa.

Con estas breves aclaraciones esperamos haberte ayudado a entender que mientras un casino no cuente con la licencia de juego expedida por el gobierno español NO podrá aceptar a jugadores españoles que jueguen desde territorio nacional. Asimismo, deberás considerar que sobre tus ganancias siempre se aplicará un impuesto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *